Para los que no les gusta el kale: una receta para convencer

Esta es una receta de ensalada con mucho sabor, para las personas que piensan que todas las ensaladas caseras son medio insípidas y le sacan la vuelta a los vegetales.

Los beneficios de comer ensaladas son innegables, así que bien conviene experimentar con recetas ricas que puedan aportarnos más nutrientes.

Esto hace que sea una buena ensalada grande para 6 a 8 personas, pero también se puede preparar en mayor cantidad para una reunión de varios invitados. Esta receta de entrada necesita muy pocos ingredientes:

    Un manojo de kale fresco
    Limones
    Almendras picadas
    Queso cheddar
    Sal y pimienta

Así es como lo preparo:

Lave y rebane finamente dos manojos de kale, sin los tallos, y póngalo todo en un tazón de ensalada. Exprime el jugo de un limón y espárcelo en las hojas de kale con las manos hasta que estas empiecen a sentirse suaves y tengan un olor a hierba fresca.

Agregue dos manzanas picadas, dos puñados de almendras picadas también y el queso cheddar en cubos que desee; yo prefiero el queso cheddar de marcas que producen sabores más fuertes. Rocíe con el aceite de oliva las hojas. Sazone con sal y pimienta, agregue un poco más de jugo de limón al gusto y mezcle todo suavemente.

En este punto, podría agregar un puñado de cerezas secas o semillas de granada para darle dulzura. Hagas lo que hagas, es básicamente imposible arruinar esto. Y en caso de que termines con sobras, sabrán igual de bien al día siguiente.

Esta es una de esas recetas de entradas que son buenas para toda ocasión, sin importar los platillos que vas a servir después. ¿Te animas a probarla? Sigue los ingredientes extra de esta receta e improvisa con otros, te sorprenderá saber que el kale va con muchas cosas.