Beneficios a la salud del aceite vegetal

Beneficios a la salud del aceite vegetal

En los últimos años, se habla mucho sobre las ventajas del aceite vegetal, pero… ¿cuáles son exactamente esos grandes beneficios? Conoce aquí 4 grandes beneficios del aceite vegetal.

aceite vegetal

Mejora del metabolismo

La ingesta de aceite vegetal, especialmente aceite de oliva, puede aumentar el metabolismo en las personas obesas, según un estudio realizado en la Universidad Estatal de São Paulo, Brasil, y publicado en octubre de 2010 de la “Revista de nutrición”.

Como se indica en este estudio, el aceite de oliva contiene compuestos fenólicos, sustancias que tienen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y de coagulación sanguínea, que posiblemente aumenten la tasa metabólica del cuerpo.

Disminución del riesgo de enfermedad cardíaca

El aceite vegetal puede disminuir el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, según un estudio realizado en la Universidad Estatal de Nueva York, Buffalo, y publicado por “The Journal of the American Medical Association” en febrero de 1990.

Los investigadores de este estudio también observaron que los factores asociados con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, como el aumento del nivel de azúcar en la sangre, el aumento de la presión arterial y el aumento del nivel de colesterol sérico, se normalizaron en los participantes que incluían aceites vegetales en su dieta regular.

Disminución del riesgo de cáncer de mama

Un estudio realizado en la Universita di Milano, Italia, y publicado en la edición de noviembre de 1995 de “Causas y control del cáncer” sugiere que el uso regular del aceite de oliva y otros aceites vegetales puede ser beneficioso para disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Las personas que usan mantequilla y margarina, por otro lado, tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama que aquellas que usan aceites vegetales.

Ácidos grasos omega-3

Los aceites vegetales, especialmente el aceite de linaza, el aceite de nuez y el aceite de canola, un ácido graso esencial que no se puede sintetizar dentro del cuerpo.

Según el Centro Médico de la Universidad de Maryland, el omega-3 desempeña un papel importante en la preservación de la función saludable del corazón y el cerebro y en el crecimiento y desarrollo normal del cuerpo. De hecho, la American Heart Association recomienda la ingesta regular de ácidos grasos omega-3 para la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Cómo hacer que te guste cocinar

Cómo hacer que te guste cocinar

Para encontrar el verdadero placer en la cocina, concéntrate primero en los platos e ingredientes que te hacen feliz.

cocinar

La mayoría de la gente que conozco no ama cocinar. Para ellos, el tiempo que pasan en la cocina se trata de conseguir una comida en la mesa después de un largo día en la oficina y antes o entre las prácticas de fútbol, las clases de natación o cualquiera de las diversas obligaciones familiares. Sin embargo, eso no impide que muchos de ellos sueñen.

Escucho muchas confesiones verdaderas sobre intentos fallidos de cocinar comida casera. Estos son cuentos tristes que generalmente comienzan con grandes ambiciones inspiradas en los programas de cocina y una creencia delirante de que preparar una comida debe ser una búsqueda alegre.

Un escenario típico involucra a un cocinero ambicioso, pero ligeramente ambivalente, llamémosle Juli, que quiere mejorar su dieta mientras se divierte y es creativo en la cocina.

Muy inspirada, Juli va a la tienda de comestibles y llena su carrito con cosas poco familiares pero que suenan increíbles (¡quinoa! ¡Arroz prohibido! ¡Brotes de kimchi!)

Y se sumerge en una receta “simple” para un chili vegetariano que encontró al hacer clic en algunos nuevos blogs de comida. Tiene muchos granos diferentes, frijoles y demasiado comino.

Cuando finalmente se sienta para saborear los frutos de todo su trabajo, Juli encuentra que el chili es casi incomible, de alguna manera, tanto gomoso como crujiente.

Ella lo rescata, como puede, con un montón de queso rallado y salsa, e intenta olvidarlo, aunque la casa huele a comida que ahora odia.

Al día siguiente, Juli experimenta una crisis nueva e inesperada en el trabajo y pasa las dos noches siguientes comiendo burritos para llevar en su escritorio.

A mitad de la semana ella está en casa para cenar, agotada y todavía deprimida por el chili sobrante.

Abre su refrigerador para encontrar que el único producto que no se ha marchitado es un trozo de repollo, y se pregunta qué hizo en una vida anterior para merecer repollo crudo para la cena.

Para el viernes, Juli tiene que salir a comer hamburguesas con queso con sus amigas porque hará casi cualquier cosa para evitar el olor del fracaso que ahora la saluda cada vez que entra a su cocina.

¿Te suena familiar?

Cada vez que escucho estas historias, mi instinto es ayudar a esas personas a encontrar una manera de hacer que las comidas saludables sean más felices. Así que esto es lo que sugiero:

Empieza por hacer una lista de las comidas que realmente te gusta comer, incluidas las cosas que no son particularmente saludables.

Una vez que tengas tu lista, marca los platos que son realmente saludables. ¿Es una ensalada griega? ¿Un pollo asado? ¿Una tortilla con hierbas y queso de cabra? ¿Estofado de judías blancas con col rizada y salchicha de cordero ajos? Si escribiste cosas poco saludables, está bien. Solo sáltalas por ahora.

Al comienzo de la semana, elige una de esas comidas que te encantan y compra todas las cosas que necesitas, y quieres, para que sean lo más increíbles posible.

Digamos que es una ensalada griega. Con un vinagre de vino tinto fino, aceitunas kalamata de alta calidad, pimienta molida fresca y un poco de queso feta realmente bueno, puedes hacer una versión que sea mejor que la que obtendrías al lado de la pizzería local.

Considera esta comida como un regalo para ti, porque mereces buenas cenas. Disfrútalo al máximo. Saca una foto si estás tan inspirado.

La próxima semana, agrega otro plato de tu lista. Tal vez sea un pollo asado y algunas papas al horno. En la semana siguiente, saca un tercer plato de tu lista.

Aquí hay una lección: si no cocinas, o aún no lo has hecho, no te metas de lleno en la cocina como foco de tus esfuerzos. Solo haz lo que te hace feliz: prepara la comida que te gusta comer.

¡Eso, amigos míos, es la verdadera alegría de cocinar!

Si estás pensando, esto no es mucho más que la alegría de planificar, tienes razón. Pero también se trata de cocinar para la persona que eres hoy, las preferencias de sabor que tienes hoy y la inteligencia que probablemente ya posees sobre lo que es bueno para ti (verduras, legumbres, una cantidad modesta de buena carne orgánica) y lo que no es tan bueno. (azúcares, harinas procesadas y grasas y aceites que no se pueden hacer sin fábricas).

Cuanto más escucho sobre los dilemas recurrentes de la gente, los tristes fracasos y las rendiciones sin esperanzas en la cocina, más estoy convencida de que el esfuerzo equivocado es una gran parte del problema.

Mi verdadero consejo para Juli, y para todos, es enfocarse en encontrar su propia alegría y gusto personales. Ahí es cuando cocinar es mucho más fácil y mucho más divertido.

¡Buen provecho!

Cuando el microondas se vuelve peligroso

Hace unos 30 años, las cocinas domésticas recibieron el gran regalo del fabuloso y siempre útil… (redoble de tambores):
¡el horno de microondas!
uso de microondas
A partir de ese momento, todos nos volvimos dependientes de él para el calentamiento a la velocidad de la luz. Las generaciones más jóvenes ni siquiera pueden imaginarse haciendo papillas, chocolate caliente o palomitas de maíz sin él.

Y, sin embargo, muchos de nosotros estamos utilizando el microondas de manera incorrecta para recalentar alimentos.

Claro, sabemos que nunca se debe usar papel de aluminio, metal o plástico, pero existen riesgos igualmente peligrosos en el hecho de matizar ciertos alimentos.

Para empezar, un microondas no cocina los alimentos uniformemente, lo que a menudo significa que cualquier bacteria presente en los alimentos recalentados sobrevivirá. Luego está el problema de las explosiones de microondas que contribuyen directamente a la producción de toxinas carcinógenas. Para minimizar los riesgos del microondas, aquí te presento un top 3 de los alimentos que nunca debes calentar en el micro:

Huevos cocidos

huevo cocido
Con o sin cáscara, cuando se cocina un huevo duro en un microondas, la humedad del interior crea una acumulación de vapor extrema, como una olla a presión en miniatura, ¡hasta el punto en que el huevo puede explotar! Aún más aterrador, el huevo no se rompe dentro del microondas mientras se calienta, lo que significa que el huevo hirviendo puede estallar en tu mano, en tu plato o incluso en tu boca.

Para evitar convertir un huevo en una bomba de vapor, córtalo en trozos pequeños antes de recalentarlo

Mejor aún, evita ponerlo en el microondas. Un huevito cocido frío no está tan mal.

Arroz

arroz cocido
¿En serio?, ¿el arroz? Pues sí, de acuerdo con la Agencia de Normas Alimentarias (Food Standards Agency), calentar o cocinar el arroz en microondas a veces puede llevar a una intoxicación alimentaria.

El problema con el arroz involucra la presencia común de una bacteria altamente resistente llamada Bacillus cereus.

El calor mata a esta bacteria, pero puede haber producido esporas que son tóxicas, según los hallazgos del International Journal of Food Microbiology, y sorprendentemente resistentes al calor.

Estas toxinas pueden causar dos tipos de enfermedad: un tipo caracterizado por diarrea y el otro, llamado toxina emética, caracterizada por náuseas y vómitos.

Pollo

pollo crudo
Lo más importante que se debe tener en cuenta con respecto a los microondas es que su calor no siempre mata las bacterias, porque hace que los alimentos se calientan de afuera hacia dentro en lugar de adentro hacia afuera. Entonces, ciertos alimentos recalentados propensos a las
bacterias tendrán un mayor riesgo de causar enfermedades cuando estas células bacterianas sobrevivan.

Es por esta razón que el pollo, que está en riesgo de contaminación por salmonela, podría ser uno de los alimentos más peligrosos para preparar en el microondas. Antes de comer pollo, debes cocinarlo bien para eliminar todas las bacterias presentes. Dado que los microondas no cocinan todas las partes de la carne de manera completa o uniforme, es más probable que se queden con las bacterias sobrevivientes, como la salmonela.

En un estudio, de los 30 participantes que recalentaron carne cruda, los 10 que usaron un microondas se enfermaron, mientras que los 20 que usaron una sartén con aceite, estaban bien.

Esto muestra la cantidad de bacterias que pueden sobrevivir en la carne cuando se calientan en el microondas, en comparación con otros métodos de cocción.

Estos son solo 3 alimentos que pueden representar riesgos para el consumo, pero existen muchos más. Así que, de ahora en adelante, investiga un poco más sobre lo que se recomienda y lo que en definitiva no se recomienda cocina en el micro.

¿Quieres poner un negocio de comida? Checa el menú perfecto

Algunos de los negocios más populares entre emprendedores y profesionales independientes son los restaurantes o puestos de comida.

Desde empresas bien establecidas con todas las formalidades requeridas hasta los recurridos foodtrucks y puestitos callejeros.

food truck

Lo más importante

Más allá de asuntos tan complicados como los planes de negocios y la inversión que hay que hacer para arrancar un restaurante, está el asunto de la comida que se va a ofrecer. El tipo de entradas, platillos fuertes, postres y demás recetas de cocina que se van a usar para el menú. Esa es la base real de un negocio de alimentos y el que más cuidado necesita porque, después de todo, es la materia prima de la empresa.

Si bien existen muchos giros en la industria de la gastronomía, siempre hay platillos que permanecen populares y en demanda continua en este tipo de negocios. Se trata de recetas de cocina tan conocidas y acostumbradas que es difícil que no existan en casi todos los restaurantes.

Los Tiempos

La gran mayoría de establecimientos presentan tres tiempos, es decir, platillos de entradas o antojitos, usualmente compuestos por recetas rápidas que buscan abrir el apetito de los comensales. Seguido, los platos fuertes, con recetas de carne, de pollo, y platillos más elaborados. Y para cerrar, las recetas de postres, con pasteles, pays y demás alimentos dulces.

restaurante

Las recetas de entradas generalmente incluyen botanas. Aperitivos para “picar”, que no sean muy pesados. Por ejemplo, una tablita con rollitos de jamón y queso, algunos platos con mariscos ligeros como tortitas de atún, y otros similares.

Para los platos fuertes, las opciones son muchas: chicharrón en salsa roja, chilaquiles, lasaña, enchiladas suizas, pizza, tacos, pastel azteca, sopa de tortilla, recetas de mariscos, etc.

Para las recetas de postres, también hay muchas opciones deliciosas y muy atractivas para el menú de cualquier restaurante: pan de elote, pay de queso, buñuelos, etc.

¿Te ha tentado la idea de poner un restaurante? Toma en cuenta estas sugerencias y siempre pon atención a tus comensales, nunca sabes qué otras recetas deliciosas de cocina podrán inspirarte para crear el menú perfecto. ¡Mucha suerte!