5 maneras de desechar el aceite de cocina

5 Formas de desechar el Aceite de Cocina

Todos nos hemos enfrentado a este dilema: ¿tiro o no por el desagüe el aceite de cocina que ya usé? Desecha adecuadamente el aceite de cocina y tu casa y ambiente te lo agradecerán.

aceite de cocina
Aceite Vegetal de Cocina

La correcta eliminación del aceite es un problema importante de residuos. El aceite de cocina puede bloquear tuberías, dañando la forma en que se distribuyen aguas residuales en hogares y negocios.

La mayoría de la gente asume que la combinación del aceite usado con el agua caliente y su vertido por el desagüe es suficiente, pero los desagües no tienen un sistema adecuado de gestión de la grasa y el problema siempre se presenta.

Si eres de las personas a las que les encanta cocinar antojitos y otras comidas fritas, seguro siempre te enfrentas al problema de qué hacer con el sobrante de aceite que usaste.

¿Cómo puedes solucionar este problema? Aquí te comparto 7 formas para desechar el aceite de cocina a través de métodos responsables y cuidadosos con el ambiente. Tus drenajes y el medio ambiente te lo agradecerán.

1. Reutiliza

reutilizar aceite de cocina
Reciclar el aceite de cocina

Esta es una de las mejores formar para lidiar con este problema. Si el aceite que has utilizado queda “limpio”; es decir, que no está lleno de residuos del alimento que preparaste, puedes reutilizarlo para cocinar otros alimentos. No solo cuidas el ambiente, sino que además ahorras a la hora de cocinar.

2. Viértelo en un contenedor

Reciclar suena muy bien, pero a veces es imposible hacerlo. Si tienes que tirar tu aceite, hazlo de la manera correcta. Una vez que el aceite se enfríe, viértelo en una caja de leche o en un recipiente no reciclable y tíralo.

Asegúrate de que el contenedor sea irrompible y que esté sellado herméticamente para evitar derrames y fugas en el bote de basura.

3. Congélalo

Otra buena manera de eliminar el aceite, ya sea que planees reutilizarlo en un futuro cercano o desecharlo por completo, es congelarlo.

Una vez que el aceite se enfríe, vierte el aceite en un recipiente herméticamente cerrado, colócalo en el congelador y ¡listo!

Puede ser reutilizado en una fecha posterior e incluso hace que sea una forma fácil de deshacerse del aceite licuado que de otra manera muy complicado manejar.

4. Busca a alguien que lo recicle

Hoy en día, existen muchas empresas que se dedican al reciclaje de aceite. Estas empresas tienen métodos y tecnologías para procesar y reutilizar de forma ecológica el aceite vegetal y automotriz. Además, suelen pagar por litro, así que bien podrías ayudar al planeta mientras ganas algo de dinero extra.

5. Úsalo para hacer composta o eliminar hierbas

Los aceites vegetales de canola y/o oliva, se pueden utilizar para composta en pequeñas cantidades.

El aceite también se puede utilizar para matar las malas hierbas; simplemente colócalo en una botella con atomizador y rocía esas molestias hierbas indisciplinadas.

Si bien puede ser fácil verter el aceite de cocina usado en el desagüe, definitivamente no es lo más seguro y recomendable.

Como puedes ver, existen más opciones para reutilizar, reciclar o desechar el aceite, y así evitar daños a tuberías y el ambiente.

No dejes que tus esfuerzos por preservar el medio ambiente se vayan por el desagüe y pon a prueba estos consejos.

Recetas con Mariscos para una buena salud

Recetas con Mariscos para una buena salud

recetas con mariscos
La cuaresma ofrece opciones nutritivas y con mucho sabor

Los mariscos son un alimento alto en proteínas y bajo en calorías, grasa total y grasa saturada. Contienen un gran porcentaje de vitaminas y minerales; se ha demostrado que las recetas con mariscos tienen numerosos beneficios para la salud

Estudios recientes han demostrado que comer recetas con mariscos puede disminuir el riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, obesidad e hipertensión.

Los mariscos, además de ser muy populares en esta época de cuaresma, también resultan una de las mejores opciones nutricionales.

Calorías y proteínas

Los mariscos generalmente se consideran una fuente de proteína baja en calorías.

La mayoría de las especies de pescado con bajo contenido en grasa, como el bacalao, la platija y el lenguado, contienen menos de 100 calorías por porción de 3 onzas cocidas, e incluso los pescados más gordos como la caballa, el arenque y el salmón tienen aproximadamente 200 calorías por porción.

Los mariscos son una fuente de proteína completa. Contiene suficientes aminoácidos esenciales para garantizar un crecimiento saludable y un desarrollo fetal óptimo.

recetas con mariscos


Una porción de 3 onzas de la mayoría de los pescados y mariscos proporciona aproximadamente el 30-40% de la cantidad promedio diaria recomendada de proteínas.

La proteína en los mariscos es más fácil de digerir porque los mariscos tienen menos tejido conectivo que las carnes rojas y las aves de corral.

El famoso OMEGA-3

Los mariscos generalmente se consideran bajos en grasa total y grasa saturada. Una gran proporción de la grasa en los mariscos es poliinsaturada, incluidos los ácidos grasos omega-3, que tienen beneficios adicionales para la salud.

omega 3 en pescado

Los ácidos grasos omega-3 son ácidos grasos esenciales que se requieren para un desarrollo humano saludable. La evidencia científica sugiere que los ácidos grasos omega-3 pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y contribuir al desarrollo del cerebro y la visión en los bebés.

Los pescados y los mariscos son las principales fuentes dietéticas de EPA y DHA. Los pescados con niveles medios a altos de ácidos grasos omega-3 incluyen los pescados oceánicos oleosos, como el salmón, el arenque, la caballa y las sardinas.

Vitaminas y minerales

El pescado es una fuente natural de vitaminas del complejo B, vitamina D y vitamina A (especialmente pescado graso). Las vitaminas del complejo B se han asociado con un desarrollo saludable del sistema nervioso.

La vitamina A es necesaria para una visión saludable y para una piel sana, mientras que la vitamina D es esencial en el desarrollo de los huesos.

El pescado también es una buena fuente de minerales como el selenio, el zinc, el yodo y el hierro.

vitaminas y minerales en mariscos

El selenio es un potente antioxidante que protege contra el daño celular y puede ayudar a contrarrestar los efectos negativos del mercurio.

zinc es necesario para el crecimiento celular y la salud del sistema inmunológico.

El yodo ayuda a mantener la función de la glándula tiroides, mientras que el hierro es importante en la producción de glóbulos rojos.

Los peces pequeños comidos enteros, como las sardinas y las anchoas, son una fuente importante de calcio necesario para el desarrollo de los huesos.

Si te interesa comenzar a preparar recetas con mariscos para tu dieta diaria, esta información te puede ser muy útil. Experimenta con diversas clases de mariscos y verás los enormes beneficios para tu salud y, lo mejor, con platillos con mucho sabor.

¿Por qué no comemos carne en cuaresma?

¿Por qué no comemos carne en cuaresma?

Te cuento un poco sobre el origen de esta tradición milenaria y la razón por la que comemos pescado y recetas con mariscos pero no carne roja.

Salmón ahumado

Se cree que Jesucristo sufrió y murió en la cruz un viernes. Esto llevó a la Iglesia a marcar cada viernes como un ‘Viernes Santo’, donde las personas recuerdan la Pasión ofreciendo la ‘penitencia’.

La carne fue vista como un sacrificio digno, ya que estaba relacionada con fiestas y celebraciones. En las culturas antiguas, la carne se consideraba un manjar y el “ternero engordado” no se sacrificaba a menos que hubiera algo que celebrar.

Así, los viernes fueron vistos como un día de penitencia, por lo que comer carne un viernes para “celebrar” la muerte de Jesús no le sentó bien a la Iglesia.

Pero el pescado… no es carne

Entonces, ¿por qué el pescado no es visto como carne?

La ley de la Iglesia dice específicamente “animales terrestres”. “Las leyes de abstinencia consideran que la carne solo proviene de animales como gallinas, vacas, ovejas o cerdos, todos los cuales viven en la tierra. Las aves también se consideran carne”.

Calamares con arroz


Los peces no son vistos como la misma clasificación.

La distinción se debe principalmente al latín, donde la palabra utilizada para carne es carnis, que significa “carne animal”.

Es importante destacar que, mientras que la carne era vista como una celebración, el pescado era visto como “algo cotidiano”, ya que la mayoría de las personas eran pescadores.

La razón por la que puede parecer extraño hoy en día es el cambio cultural en la forma en que vemos la carne, que ahora se ha convertido más en una elección de comida diaria. Es por eso que las personas a menudo se confunden, ya que ahora se considera que el pescado y las recetas con mariscos son más un lujo.

Entonces qué podemos comer durante la cuaresma

En realidad puedes comer de todo, sin embargo, si sigues la tradición religiosa, tal vez necesites algo de ayuda para encontrar opciones de comida ricas que no rompan la norma de esta época.

Fish & Chips

No hay razón para preocuparse, porque opciones hay y muchas, siendo las más populares las recetas de pescado y con mariscos.

Basta con que te pasees un rato por Internet y encontrarás muchas opciones para cocinar durante la semana santa, desde recetas rápidas hasta platos fuertes y muy sustanciosos, aún y cuando no utilices carne.

Así que, no esperes más y empieza a experimentar con las posibilidades gastronómicas que te ofrece esta época del año, sin importar la religión que sigas. ¡Provechito!

Cómo hacer que te guste cocinar

Cómo hacer que te guste cocinar

Para encontrar el verdadero placer en la cocina, concéntrate primero en los platos e ingredientes que te hacen feliz.

cocinar

La mayoría de la gente que conozco no ama cocinar. Para ellos, el tiempo que pasan en la cocina se trata de conseguir una comida en la mesa después de un largo día en la oficina y antes o entre las prácticas de fútbol, las clases de natación o cualquiera de las diversas obligaciones familiares. Sin embargo, eso no impide que muchos de ellos sueñen.

Escucho muchas confesiones verdaderas sobre intentos fallidos de cocinar comida casera. Estos son cuentos tristes que generalmente comienzan con grandes ambiciones inspiradas en los programas de cocina y una creencia delirante de que preparar una comida debe ser una búsqueda alegre.

Un escenario típico involucra a un cocinero ambicioso, pero ligeramente ambivalente, llamémosle Juli, que quiere mejorar su dieta mientras se divierte y es creativo en la cocina.

Muy inspirada, Juli va a la tienda de comestibles y llena su carrito con cosas poco familiares pero que suenan increíbles (¡quinoa! ¡Arroz prohibido! ¡Brotes de kimchi!)

Y se sumerge en una receta “simple” para un chili vegetariano que encontró al hacer clic en algunos nuevos blogs de comida. Tiene muchos granos diferentes, frijoles y demasiado comino.

Cuando finalmente se sienta para saborear los frutos de todo su trabajo, Juli encuentra que el chili es casi incomible, de alguna manera, tanto gomoso como crujiente.

Ella lo rescata, como puede, con un montón de queso rallado y salsa, e intenta olvidarlo, aunque la casa huele a comida que ahora odia.

Al día siguiente, Juli experimenta una crisis nueva e inesperada en el trabajo y pasa las dos noches siguientes comiendo burritos para llevar en su escritorio.

A mitad de la semana ella está en casa para cenar, agotada y todavía deprimida por el chili sobrante.

Abre su refrigerador para encontrar que el único producto que no se ha marchitado es un trozo de repollo, y se pregunta qué hizo en una vida anterior para merecer repollo crudo para la cena.

Para el viernes, Juli tiene que salir a comer hamburguesas con queso con sus amigas porque hará casi cualquier cosa para evitar el olor del fracaso que ahora la saluda cada vez que entra a su cocina.

¿Te suena familiar?

Cada vez que escucho estas historias, mi instinto es ayudar a esas personas a encontrar una manera de hacer que las comidas saludables sean más felices. Así que esto es lo que sugiero:

Empieza por hacer una lista de las comidas que realmente te gusta comer, incluidas las cosas que no son particularmente saludables.

Una vez que tengas tu lista, marca los platos que son realmente saludables. ¿Es una ensalada griega? ¿Un pollo asado? ¿Una tortilla con hierbas y queso de cabra? ¿Estofado de judías blancas con col rizada y salchicha de cordero ajos? Si escribiste cosas poco saludables, está bien. Solo sáltalas por ahora.

Al comienzo de la semana, elige una de esas comidas que te encantan y compra todas las cosas que necesitas, y quieres, para que sean lo más increíbles posible.

Digamos que es una ensalada griega. Con un vinagre de vino tinto fino, aceitunas kalamata de alta calidad, pimienta molida fresca y un poco de queso feta realmente bueno, puedes hacer una versión que sea mejor que la que obtendrías al lado de la pizzería local.

Considera esta comida como un regalo para ti, porque mereces buenas cenas. Disfrútalo al máximo. Saca una foto si estás tan inspirado.

La próxima semana, agrega otro plato de tu lista. Tal vez sea un pollo asado y algunas papas al horno. En la semana siguiente, saca un tercer plato de tu lista.

Aquí hay una lección: si no cocinas, o aún no lo has hecho, no te metas de lleno en la cocina como foco de tus esfuerzos. Solo haz lo que te hace feliz: prepara la comida que te gusta comer.

¡Eso, amigos míos, es la verdadera alegría de cocinar!

Si estás pensando, esto no es mucho más que la alegría de planificar, tienes razón. Pero también se trata de cocinar para la persona que eres hoy, las preferencias de sabor que tienes hoy y la inteligencia que probablemente ya posees sobre lo que es bueno para ti (verduras, legumbres, una cantidad modesta de buena carne orgánica) y lo que no es tan bueno. (azúcares, harinas procesadas y grasas y aceites que no se pueden hacer sin fábricas).

Cuanto más escucho sobre los dilemas recurrentes de la gente, los tristes fracasos y las rendiciones sin esperanzas en la cocina, más estoy convencida de que el esfuerzo equivocado es una gran parte del problema.

Mi verdadero consejo para Juli, y para todos, es enfocarse en encontrar su propia alegría y gusto personales. Ahí es cuando cocinar es mucho más fácil y mucho más divertido.

¡Buen provecho!

Cuando el microondas se vuelve peligroso

Hace unos 30 años, las cocinas domésticas recibieron el gran regalo del fabuloso y siempre útil… (redoble de tambores):
¡el horno de microondas!
uso de microondas
A partir de ese momento, todos nos volvimos dependientes de él para el calentamiento a la velocidad de la luz. Las generaciones más jóvenes ni siquiera pueden imaginarse haciendo papillas, chocolate caliente o palomitas de maíz sin él.

Y, sin embargo, muchos de nosotros estamos utilizando el microondas de manera incorrecta para recalentar alimentos.

Claro, sabemos que nunca se debe usar papel de aluminio, metal o plástico, pero existen riesgos igualmente peligrosos en el hecho de matizar ciertos alimentos.

Para empezar, un microondas no cocina los alimentos uniformemente, lo que a menudo significa que cualquier bacteria presente en los alimentos recalentados sobrevivirá. Luego está el problema de las explosiones de microondas que contribuyen directamente a la producción de toxinas carcinógenas. Para minimizar los riesgos del microondas, aquí te presento un top 3 de los alimentos que nunca debes calentar en el micro:

Huevos cocidos

huevo cocido
Con o sin cáscara, cuando se cocina un huevo duro en un microondas, la humedad del interior crea una acumulación de vapor extrema, como una olla a presión en miniatura, ¡hasta el punto en que el huevo puede explotar! Aún más aterrador, el huevo no se rompe dentro del microondas mientras se calienta, lo que significa que el huevo hirviendo puede estallar en tu mano, en tu plato o incluso en tu boca.

Para evitar convertir un huevo en una bomba de vapor, córtalo en trozos pequeños antes de recalentarlo

Mejor aún, evita ponerlo en el microondas. Un huevito cocido frío no está tan mal.

Arroz

arroz cocido
¿En serio?, ¿el arroz? Pues sí, de acuerdo con la Agencia de Normas Alimentarias (Food Standards Agency), calentar o cocinar el arroz en microondas a veces puede llevar a una intoxicación alimentaria.

El problema con el arroz involucra la presencia común de una bacteria altamente resistente llamada Bacillus cereus.

El calor mata a esta bacteria, pero puede haber producido esporas que son tóxicas, según los hallazgos del International Journal of Food Microbiology, y sorprendentemente resistentes al calor.

Estas toxinas pueden causar dos tipos de enfermedad: un tipo caracterizado por diarrea y el otro, llamado toxina emética, caracterizada por náuseas y vómitos.

Pollo

pollo crudo
Lo más importante que se debe tener en cuenta con respecto a los microondas es que su calor no siempre mata las bacterias, porque hace que los alimentos se calientan de afuera hacia dentro en lugar de adentro hacia afuera. Entonces, ciertos alimentos recalentados propensos a las
bacterias tendrán un mayor riesgo de causar enfermedades cuando estas células bacterianas sobrevivan.

Es por esta razón que el pollo, que está en riesgo de contaminación por salmonela, podría ser uno de los alimentos más peligrosos para preparar en el microondas. Antes de comer pollo, debes cocinarlo bien para eliminar todas las bacterias presentes. Dado que los microondas no cocinan todas las partes de la carne de manera completa o uniforme, es más probable que se queden con las bacterias sobrevivientes, como la salmonela.

En un estudio, de los 30 participantes que recalentaron carne cruda, los 10 que usaron un microondas se enfermaron, mientras que los 20 que usaron una sartén con aceite, estaban bien.

Esto muestra la cantidad de bacterias que pueden sobrevivir en la carne cuando se calientan en el microondas, en comparación con otros métodos de cocción.

Estos son solo 3 alimentos que pueden representar riesgos para el consumo, pero existen muchos más. Así que, de ahora en adelante, investiga un poco más sobre lo que se recomienda y lo que en definitiva no se recomienda cocina en el micro.

¿Quieres poner un negocio de comida? Checa el menú perfecto

Algunos de los negocios más populares entre emprendedores y profesionales independientes son los restaurantes o puestos de comida.

Desde empresas bien establecidas con todas las formalidades requeridas hasta los recurridos foodtrucks y puestitos callejeros.

food truck

Lo más importante

Más allá de asuntos tan complicados como los planes de negocios y la inversión que hay que hacer para arrancar un restaurante, está el asunto de la comida que se va a ofrecer. El tipo de entradas, platillos fuertes, postres y demás recetas de cocina que se van a usar para el menú. Esa es la base real de un negocio de alimentos y el que más cuidado necesita porque, después de todo, es la materia prima de la empresa.

Si bien existen muchos giros en la industria de la gastronomía, siempre hay platillos que permanecen populares y en demanda continua en este tipo de negocios. Se trata de recetas de cocina tan conocidas y acostumbradas que es difícil que no existan en casi todos los restaurantes.

Los Tiempos

La gran mayoría de establecimientos presentan tres tiempos, es decir, platillos de entradas o antojitos, usualmente compuestos por recetas rápidas que buscan abrir el apetito de los comensales. Seguido, los platos fuertes, con recetas de carne, de pollo, y platillos más elaborados. Y para cerrar, las recetas de postres, con pasteles, pays y demás alimentos dulces.

restaurante

Las recetas de entradas generalmente incluyen botanas. Aperitivos para “picar”, que no sean muy pesados. Por ejemplo, una tablita con rollitos de jamón y queso, algunos platos con mariscos ligeros como tortitas de atún, y otros similares.

Para los platos fuertes, las opciones son muchas: chicharrón en salsa roja, chilaquiles, lasaña, enchiladas suizas, pizza, tacos, pastel azteca, sopa de tortilla, recetas de mariscos, etc.

Para las recetas de postres, también hay muchas opciones deliciosas y muy atractivas para el menú de cualquier restaurante: pan de elote, pay de queso, buñuelos, etc.

¿Te ha tentado la idea de poner un restaurante? Toma en cuenta estas sugerencias y siempre pon atención a tus comensales, nunca sabes qué otras recetas deliciosas de cocina podrán inspirarte para crear el menú perfecto. ¡Mucha suerte!

Conoce las recetas más populares en México

La cocina sigue siendo el corazón del hogar, y más en un país como México, en donde la familia sigue siendo uno de los núcleos más fuertes.

recetas de antojitos mexicanos

Pero no solo se trata del espacio en donde compartimos muchos momentos en compañía de nuestros seres queridos, sino que, además, es el lugar en donde conocemos numerosos sabores a través de la comida.

No solo nos gusta comer, sino que además disfrutamos el proceso de hacer una buena comida para compartirla con quienes más queremos.

Desde un simple snack hasta una comida completa, la verdad es que en México nos encanta experimentar con un sin fin de recetas de cocina.

Nos gusta comer de todo y experimentar con muchos ingredientes, pero de entre todo ese mundo de elementos gastronómicos, tenemos recetas y platillos que se han convertido en los favoritos de nuestra cultura diaria.

Desde recetas de antojitos y entradas, pasando por platillos fuertes y con ingredientes específicos hasta postres con mucho sabor, aquí te comparto un listado de las comidas más populares en nuestro país.

De botanas y antojos muy mexcianos

México no solo es de buen paladar, sino que además es futbolero de corazón.

Y no es raro que prácticamente cada fin de semana halla un partido de futbol u otro deporte popular y eso es la excusa perfecta para botanear o compartir algún platillo ligero para acompañar unas cervezas.

Las recetas de antojitos son populares en estas ocasiones, porque son fáciles de preparar o comprara y tienen mucho sabor. Nadie te va a rechazar unas flautitas o sopes.

Otra opción muy recurrida es recurrir a las recetas de entradas, con canapés o aperitivos. Por ejemplo, una buena charola con rollitos de jamón y queso o unas tortitas de atún con dip.

Palitos de pescado y hasta camarones empanizados para combinar con un aderezo ranch.

Un aperitivo súper rápido, muy sabrosos y que también se ve muy bien en las mesas son pedacitos de pan italiano untados con una mezcla simple de aceite con ajo, les da un sabor muy bueno y se pueden combinar con todo.

Créeme, estas recetas rápidas vuelan como las populares alitas.

Lo más mexicano

Lo que definitivamente destaca entre las recetas de comida más populares en el país son las que consideran los platos fuertes.

Recetas con carnes como el pollo, la carne roja y hasta el pescado. Siguiendo con aquello de los antojitos, la verdad es que en México nos gustan los platillos con mucho sabor.

Una comida muy popular en los restaurantes son las enchiladas suizas y la sopa de tortilla, y para el desayuno, no faltan los chilaquiles.

Si visitas cualquier cafetería en la ciudad, estos dos platillos no faltan.
Ahora que también nos gustan las cosas más elaboradas, como el delicioso pastel azteca y el chicharrón en salsa roja, tan popular en muchos lugares.

Las recetas con mariscos también son muy recurridas, sobre todo en temporadas como cuaresma y en verano cuando siempre se antoja un coctel de camarones con mucha salsa.

Eso sí, nunca le hacemos el feo a lo internacional. Un platillo muy popular es la lasaña, la pizza y en los últimos años, las recetas con pollo como las alitas marinadas con diversos tipos de salsas. La verdad no le hacemos el feo a nada.

El final dulce

Y después de una buena comida con mucho sabor y textura, siempre buscamos un postre para tomarnos un café para la digestión.

Las recetas de postres abundan en el país, pero también tenemos nuestros favoritos. El pan de elote, por ejemplo, es un clásico a la hora de satisfacer un antojo de algo dulce.

El flan y los pasteles tipo pay son también muy recurridos después de una comida, así como los buñuelos y otros tipos de panes dulces.

Como has podido ver, lo de México es la comida, y lo que nos sobran son recetas de comida de todo tipo y para todos los gustos. Para mí, estas son las recetas más recurridas, ¿cuáles son tus favoritas?